Yoga Lleida Naam | Blog Triángulo inferior: ​Base para el crecimiento espiritual desde el punto de vista de la anatomía energética

Blog

En esta sección compartiremos artículos de interés relacionados con la práctica del yoga así como consejos de alimentación, recetas ayurvédicas o filosofía yóguica

Triángulo inferior: ​Base para el crecimiento espiritual desde el punto de vista de la anatomía energética

Base para el crecimiento espiritual desde el punto de vista de la anatomía energética:

Desde el punto de vista del yoga y de su concepción holística del ser humano, encontramos que dentro de su anatomía energética existe lo que denominamos triángulo inferior constituido por los tres primeros chakras que conforma la base, el fundamento, para nuestro crecimiento personal.

Los tres primeros chakras hacen referencia a nuestra naturaleza del ser humano como hombre "animal" y regulan nuestra experiencia terrenal, mientras que los tres chakras superiores que constituyen el triángulo superior son los que definen nuestra experiencia espiritual, ya que se refieren a nuestra naturaleza humana como ser "divino". El corazón es el la llave maestra para dar paso a esa experiencia, pero para ello tenemos que equilibrar nuestro triángulo inferior, y sublimar nuestros instintos más básicos de estos tres primeros chakras:

Primer chakra:

Guarda relación con el elemento tierra y con todas las cosas sólidas y terrestres, como el cuerpo, la salud, la supervivencia, la existencia material y monetaria, y nuestra capacidad para atender y manifestar nuestras necesidades. Es la manifestación de la conciencia en su forma final, sólida y tangible. Es la necesidad corporal de mantenerse vivos y en buen estado de salud, y la necesidad mental de admitir la limitación y la disciplina esenciales para la manifestación.

El nombre sánscrito de este chakra es Muladhara, que significa raíz. El nervio ciático, que desciende desde el plexo solar por la pierna, es el nervio periférico más grande del cuerpo (su grueso es casi como el dedo pulgar), y por su función viene a ser como una raíz del sistema nervioso. Los pies y las piernas, al facilitamos la locomoción, permiten que nos ocupemos en las tareas necesarias para obtener vida y sustancia de la tierra y el medio ambiente

En el organismo, el primer chakra se localiza en el perineo, entre el ano y los genitales. Corresponde a la sección coxígea de la columna vertebral así como al ganglio espinal coxígeo.

La conciencia en el plano del chakra Muladhara se ocupa fundamentalmente de los asuntos de la supervivencia. Reacciones como la lucha o la huida, los instintos, la necesidad de paz y de equilibrio están relacionados con él. Ignorar ese chakra o sus elementos sería una amenaza a la propia supervivencia, bien a nivel individual o colectivamente como especie. Si no equilibramos el chakra en cuestión antes de atender a los demás, habríamos crecido sin echar raíces, faltos de fundamento, y nos faltará la estabilidad indispensable al verdadero progreso.

Cuando la supervivencia se halla amenazada sentimos miedo. El miedo es el "demonio" del primer chakra, ya que es contrario a las sensaciones de seguridad y tranquilidad que idealmente debería aportar dicho centro. Los terrores injustificados pueden ser un síntoma de que está dañado el fundamento del primer chakra. Enfrentándonos a ellos contribuiremos a su despertar.

En el plano físico, el primer chakra está asociado con la eliminación, el ano y el intestino grueso. Todo el alimento que ingieres regresa desde el ano a la tierra en forma digerida.

Pero la función de eliminación se aplica no sólo a los reinos físico, sino también al mental y emocional. Los pensamientos obsesivos, la tristeza que no se va, la depresión por carencia de sentimientos, todas estas vivencias negativas tan generalizadas hoy, necesitan la fuerza del primer chakra.

Cuando el primer chakra funciona perfectamente y está bien integrado con los otros chakras, te proporciona ciertas habilidades: Eres seguro, estable, constante, positivamente inquieto y leal. Ofreces gran resistencia en las situaciones no ideales. Ejerces un sentido de autosuficiencia que deriva de la extinción de tu mente negativa: "No necesito nada. No estoy bajo amenaza. Aún tengo recursos." Tu lista de verificación de amenazas inminentes está vacía. Puedes alcanzar y sostener el mundo.

Nuestra carencia del instinto básico de confianza detiene el flujo de energía hacia los chakras o centros superiores. Nos impide completarnos y desarrollarnos emocionalmente.

Segundo chakra:

Si el primer chakra tiene básicamente, tal y como hemos visto, la función de la supervivencia del ego, en el segundo chakra el individuo (1) despierta la necesidad de relacionarse con los demás (2). Pasamos de la unidad básica al estado de dualidad, en la que el ser humano busca pertenecer y/o completarse. Este chakra guarda relación con el elemento agua. La Tierra dura se hace fluida con el agua. Hemos ganado un grado de libertad, ya que de lo estático que es la tierra pasamos al movimiento del agua, aunque es un movimiento hacia abajo, todavía nos conecta con el elemento tierra y con nuestra existencia material, pero a la vez es un segundo paso en nuestro viaje por los chakras, en nuestro camino hacia la experiencia de unicidad.

En el segundo chakra, la dualidad es la fuerza motivadora del movimiento y del cambio. La dualidad deriva de nuestra unidad inicial, y quiere volver a ella; de ahí que los opuestos se atraen. En virtud de su mutua atracción las polaridades crean el movimiento. Si empezamos en la tierra firme y queremos pasar a la conciencia infinita, es preciso que algo se mueva para iniciar el proceso. Este movimiento es la esencia de la participación del segundo chakra en el Sistema general de los Chakras, y es el opuesto de la quietud del primer chakra. Donde éste retiene y crea estructura, el segundo tiene por finalidad soltar y crear un flujo

En el plano físico tiene correspondencia, debido a la relación mencionada anteriormente con el elemento agua, con las funciones orgánicas relacionadas con los líquidos: la circulación, la excreción urinaria, la sexualidad y la reproducción.

Clásicamente se considera este chakra como centro de la sexualidad, así como de las emociones, y el placer. Por tanto el cuerpo emocional será regulado por este chakra, que a veces funciona como "escondrijo" de aquello que no deseamos sentir, o esa faceta de nosotros que no queremos expresar, lo que llamamos nuestra "sombra", es necesario entender que nuestras emociones no deben reprimirse, debemos ser conscientes de todo ello y ser capaces de enfrentarnos a ello, es por eso que el animal que se asocia a este chakra es el cocodrilo, y muchas veces nos encontramos la representación de la Diosa Ganga, subida en este cocodrilo, precisamente ilustrando el hecho de que nuestras emociones deben ser experimentadas y usadas en virtud de nuestro crecimiento. A esto lo llamamos transformar la emoción en devoción y hablaremos de ello más adelante.

Del mismo modo el placer es una espada de dos filos. Es fácil quedarse atrapado en este chakra y la trampa proviene tanto de evitar el placer como de entregarse excesivamente a él. El equilibrio de cualquier chakra estriba en abrirse a su energía respectiva, pero sin adherirse en exceso a ella.

Tercer chakra

Su finalidad es la transformación. Así como el fuego transforma la materia en luz y calor, el tercer chakra transforma la inercia de la tierra y el agua en acción, energía y poder. La tierra y el agua son pasivos, fluyen hacia abajo, obedientes a la gravedad y a las formas ya existentes. El fuego, en cambio, fluye hacia arriba, destruye la forma y y aunque todavía necesita de un combustible material, transforma lo previo en una nueva dimensión de luz y calor. Lleva la energía pura hacia arriba.

Así pues, la misión del tercer chakra estriba en superar la inercia. Aquí aparece el concepto de Tapas o "sacrificio" en el sentido estricto de la palabra desde su punto de vista etimológico, hacerse sagrado, sacralizarse, superar la inercia hace referencia a renunciar a la naturaleza más tamásica (animal) del ser humano y utilizar nuestra energía para el cultivo del carácter que nos lleva al servicio de nuestro corazón, nuestro alma. Donde entrará el juego nuestro cuarto chakra.

Conforme a la correspondencia con el fuego de la combustión, el tercer chakra rige el sistema del metabolismo y es el responsable de la regulación y la distribución de la energía metabólica en todo el organismo. Consiste este proceso en la combustión de la materia (los alimentos) para su conversión en energía (movimiento y calor). El aparato digestivo es parte importante de dicho sistema y sirve además como barómetro de la salud de este centro.

El fuego es la chispa de la vida que enciende la voluntad y mueve a la acción. El fuego es la chispa entre Shiva y Shakti, la fuerza que reside entre los polos. El fuego de nuestro organismo preserva nuestro calor, actividad y energía, de manera que nosotros podamos ser también transformadores. Los seres humanos necesitan el calor y lo transmiten. El poder del tercer chakra es poder de vida, de vitalidad y de conexión, pero no el frío del control y la dominación. La energía y el fuego de nuestros cuerpos responden a nuestra capacidad para combinamos con los elementos que nos rodean, ya que el fuego es un proceso de combinación y de combustión.

Y desde el punto de vista espiritual el fuego es lo que nos va a dar "luz" (parte sutil del elemento fuego) para encontrar el camino, y es el que nos va a dar calor, para expandir el aire del cuarto chakra, el AMOR, y así empezar a expresar los atributos divinos que nos permitan expresar nuestra naturaleza espiritual.



De esta manera completamos el viaje por estos tres elementos constituyentes del triángulo inferior y nos preparamos para abrirnos al reino de la felicidad, que comienza cuando somos capaces de sublimar esta energía y postrar nuestra mente a nuestro corazón.

Por supuesto siendo que es nuestro propósito existencial, tiene que existir la manera, una técnica para conseguirlo, y a esta técnica se le denomina kundalini Yoga, que tiene como propósito armonizar estos chakras y preparar nuestro cuerpo físico y sutiles para la expresión de todo nuestro potencial creativo, el ascenso de "kundalini Shakti".

Si deseas experimentar algunas prácticas que te ayudan a este fin, ven con nosotros a nuestra clase abierta, este Martes 21 de Enero a las 20.00, donde de manera gratuita podrás aprender una serie de ejercicios para poder realizar ya sea con nostros o en tu particular por tu cuenta, con la seguridad de que estás ejecutándolos correctamente. También puedes comprobar aquí en esta entrada, una práctica reducida, consistente en unos ejercicios bioenenergéticos que no te llevarán más de 11 minutos realizar.

Buena práctica, Buena Salud!!!

DÓNDE ESTAMOS
Calle Manuel de Montsuar nº12
25005, Lleida
Tfno: 973100619 / 667445964
BOLETÍN ELECTRÓNICO
¿Quieres recibir artículos de interés y más información periódicamente?
¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico!
QUIENES SOMOS
Centre Naam esta dirigido por especialistas formados durante años en las disciplinas que impartimos y que además las adoptan como una forma de vida
Contacto
Plantéanos cualquier duda o cuestión a través del formulario de contacto